miércoles, 22 de febrero de 2012

El tiempo atávico.


Hoy es
Miércoles de Ceniza. Aunque es en la tradición judeo-cristiana, más concretamente- en el catolicismo romano donde se enclavan, desde siglos, nuestras vidas, es anterior a estas, la propia Naturaleza la que marco los tiempos del Hombre. Tiempos que adapto sincrética mente la Iglesia y Roma a nuestro discurrir.
Con el Miércoles de Ceniza comienza la Cuaresma, cuarenta días hasta la Pascua. Y a partir de ahí el tiempo mas gozoso para los cristianos, el Tiempo pascual. Cincuenta días que concluyen el Domingo de Pentecostés, donde a partir de ahí nace una nueva Iglesia y su traducción a nuestra atavismo es hora de cosechar en el campo. De recoger el fruto de la semilla sembrada.
En el escenario de nuestros ancestros también nacía y todavía hoy nace el lunes después del Domingo de Pentecostés una nueva Mayordomía, con la Caridad y la devoción a la Virgen del Collado de Santisteban del Puerto como leit motiv.
A partir de ese día se dispondría Gabriel a salir por los cantones de la Zarzuela hacia la vaguada que hace la Guariá y el Cerro de San Marcos, camino de la Cañada de Úbeda o del Camino de Sabiote.
Ya en la Fuente de La Sierra al fondo intuiría el Rio, Guadalimar. Valdemorales, El Villarejo, La Aldeilla. Y su Granero.
Allí días de siega, de sol a sol. Las bestias cargadas de mieses hacia la era. La Era llena de montones de mieses a la espera de hacer las parvas y trillo va, trillo viene.
Con mucho cuidado quitando la paja y posteriormente ablentando, en lo alto de Los Robledos con el aroma que sube de Praoredondo. Pronto estaremos por ahí, emocionados ante esos bravos santistebeños en Santa Maria. Esperando que entre la Virgen del Collado por la Puerta. Esperando que el Pater cante la Salve.
-----------------------------------
Fotografia procedente de http://www.religionenlibertad.com/
-----------------------------------
A Jesús M.V. por su cariñosa y familiar aportación.