domingo, 18 de junio de 2017

Estado de Santisteban del Puerto: Por qué

Gabriel Carrasco Hurtado




Aristóteles propuso en su `Metafísica´ que `el todo es más que la suma de sus partes´, es decir, las interacciones de las particularidades entre si totalizan una complejidad superior al conjunto de las mismas por separado.
Hay muchas perspectivas concretas que vienen a apoyar este requerimiento, destacamos algunas: 



El territorio esta cohesionado perfectamente. Podemos hablar de caminos, sendas, lugares, etc. y como paradigma la vía Augusta romana, una de las grandes calzadas de Hispania que accedía al Condado por Arquillos el Viejo, pasaría por los actuales Salidos –al termino segregado de Las Navas- que darían paso a la Mansión del Ad Morun romano, las ventas de Las Navas y San Andrés; las Nuevas Poblaciones de Montizón y su salida por la antigua Venta Nueva. También podríamos hablar de ese Saltus Castelonensis, en las inmediaciones de la actual Montizón, que es como llamaban los romanos a la entrada del territorio controlado por Cástulo, probablemente este es el precedente histórico del Puerto fiscal que daría el apellido al viejo San Astabin islámico. Justamente ahí se distinguía la Oretanía germana, al norte de Saltus, de la Oretania íbera, al sur.


Con respecto a la jurisdicción territorial, dentro de la Oretania íbera, Ilucia abarcaría lo que hoy conocemos como el Condado, bajo el influjo de Cástulo. En el dominio islámico[1] ya era una jurisdicción única, hay alguna documentación islámica que prueba que era uno de los 16 distritos que componían la Cora del Yayyan [2] y como tal Sant Istiban[3] se capituló[4] a Fernando III en el siglo XIII, el cual preservo su demarcación y término. A partir de ahí se cedió en un todo a la Ciudad de Úbeda, fue realengo y posteriormente dado en señorío a los Biedma como un Estado jurisdiccional feudal. Por el Privilegio de Toro de 25 de septiembre de 1371, Enrique II dona por juro de heredad a Men Rodríguez de Benavides `la villa de Santisteban del Puerto con sus castillos, e con sus aldeas, e con sus términos …/…´. El 26 de julio de 1376 le autoriza a formar Mayorazgo del Señorío y el Señorío es una derivación de estos dos presupuestos: todo esto hasta la abolición de los señoríos, las emancipaciones de los lugares de Las Navas y El Castellar, la fundación de Las Nuevas Poblaciones de Arquillos, El Porrosillo, Montizón, Aldeaquemada, todo esto ya muy tardíamente, siglos XVII y XIX.


Hay un aspecto muy importante: el patronazgo y mecenazgo de los Señores de Santisteban del Puerto vertebra la comarca y aquí encontramos tres ejemplos importantísimos:
En Santisteban del Puerto el Convento de San Francisco, fundación de Dia Sánchez de Benavides III Señor de Santisteban, de finales del s. XIV, construido extramuros de la villa alumbró espiritualmente a todo el territorio del Condado. Su larga y fecunda vida concluyo con la primeras desamortizaciones del siglo XIX, concretamente en 1835[5].
En Castellar la Iglesia Colegial de Santiago, fundación de Mendo de Benavides de 1633, que cumplía la función de capilla y de colegio. Don Mendo de Benavides era hijo natural de Diego IV de Benavides y de la Cueva. Destaca como Presidente de la importantísima Real Chancillería de Granada y posteriormente como obispo de Segovia y Cartagena.
En Navas de San Juan la Casa Condal dona su palacio para erigir la Iglesia Parroquial trazada por el arquitecto diocesano Alonso Barba en el sigo XV, en el episcopado de Francisco Sarmiento de Mendoza. En el solar se ubica, anexo, el panteón o cementerio.
Mención especial de don Rodrigo de Benavides, hijo del IV Conde de Santisteban nacido en 1528, con casa principal en la plaza de la Iglesia de Las Navas, que instituyó esa preciosa Obra Pía para casar doncellas huerfanas de los tres pueblos. A día de hoy quedan afectas en los actuales registros de la propiedad fincas afectas a la referida obra pía.


También un elemento integrador en la comarca es la lucha histórica por la supervivencia y el progreso de sus habitantes.
El Señorío medieval a la altura del siglo XVIII es una situación insostenible; la Casa Ducal deviene en absentista en todos los sentidos y la generación de riqueza no revierte sobre el propio territorio.
Las reparaciones a la Casa ducal como consecuencia de las repoblaciones carolinas de Aldeaquemada, Montizón y Arquillos son la gota que colma el vaso de los pleitos y los agravios históricos con los concejos de El Castellar, Santisteban del Puerto y Las Navas, llegando a su fin en 1798 con la Concordia explicitada en la Escritura de Transacción autorizada el 23 de octubre de 1798 por Don Antonio Vera, Notario de la Villa de Santisteban.
Esta Concordia pone fin al ancien regime, salvando las distancias, en El Condado y es un punto de partida para la supervivencia de sus habitantes y para lo que habría de venir en el futuro.



Proyección al exterior. El Condado ha tenido una proyección exterior propia. Aquí cabria, nuevamente, multitud de escenas o de personajes a citar:
En la edad moderna el Condado de Santisteban tiene ya un bagaje importante al servicio de la Monarquía Hispánica y en quizá la posesión más importante, el Virreinato del Perú, Felipe IV nombra Virrey a Diego de Benavides y de la Cueva, VIII Conde de Santisteban del Puerto. Recordemos que la figura del Virrey es la suprema autoridad de los Virreinatos con facultades ejecutivas, legislativas y judiciales, además de contar con Corte propia
También, tropas costeadas por el Señorío de Santisteban del Puerto participaron en la consolidación de la tercera y última taifa islámica del Reino de Granada dentro de Corona de Castilla, ultimo reducto del Islam en la península.
Aunque la historiografía fija el año 1492 como año de consolidación de la llamada Reconquista, con la Toma de Granada, pasarían años de conflictos con los moriscos en el propio reino capitulado granadino y lo que era más importante: existía una grave amenaza islámica exterior, primero desde el norte de África y segundo desde el Imperio Otomano.


Un príncipe de la Iglesia santistebeño: Esteban Gabriel Merino. Nacido en Santisteban hacia 1472 fue un personaje del todo brillante: Embajador del Papa Julio II, Obispo de León y Jaén, Arzobispo de Bari y Patriarca de las Indias. A su regreso a España es nombrado Embajador del Emperador Carlos I ante el Papa Clemente VII.

También volvemos la memoria a Mendo de Benavides, como decíamos anteriormente obispo de Segovia y Cartagena o Juan Muñoz Salcedo, Predicador del Rey y Prior del Monasterio del Escorial y en 1705 Obispo de Mondoñedo.


Una familia con arraigo en todos y cada uno de los pueblos del Condado, los Sanjuán, dio y acogió en su seno cargos políticos de notable importancia en la historia de España y como emblema el Presidente del Consejo de Ministros Don Práxedes Mariano Mateo Sagasta, emparentado con los Sanjuán por el matrimonio de su hijo José con Elena Sanjuán Moreno, hija del diputado Juan de Dios Sanjuán y Labrador y hermana del también diputado Mariano Sanjuán Moreno.
En cuanto a sus términos, a la demarcación del Condado, destacar que siempre estuvieron en proindivisión o en comunidad. Se puede afirmar que constituyo una verdadera comunidad de villa y tierra, al modo de aquellas comunidades de las extremaduras castellana, anteriores en el tiempo.



A modo de ejemplo hay que citar que en los trabajos para elaborar el Catastro de Ensenada de 1752 hubo de hacerse un deslinde catastral ex profeso de Los Lugares con respecto a la Villa[6].
Siempre se ha conocido esta comarca como `El Condado´, a secas: era comprensible, tuvo sus límites en Concejos de Realengo, Úbeda y Baeza; el señorío eclesiástico del Arzobispado de Toledo o al norte tierras de la Orden de Santiago.


Era una isla, un señorío laico.
En la documentación histórica se encuentran muchas formas de nombrar estas tierras: Villa de Santisteban del Puerto y sus aldeas o lugares, Condado de Santisteban del Puerto, propiamente dicho – aunque desde 1739 Felipe V eleva a Ducado el Señorío- Comarca del Condado etc.
En documentación de diversa índole y en distintos momentos históricos se hace referencia a esta comarca como Estado de Santisteban del Puerto.



El Estado de Santisteban del puerto fue un basto territorio con cabecera en la Villa de Santisteban del Puerto.
Comprendía el actual témino de Santisteban y los lugares de Las Navas y El Castellar; el actual termino de Montizón que fue ocupado por Pablo de Olavide y que comprendía la Dehesa de Montizón mas mil fanegas del Cortijo de la Condesa; parte del actual témino de Aldeaquemada, con líite en el rió Guarrizas y parte del termino actual de Arquillos que fueron los Cortijos y Tierras del Acero.



El Estado de Santisteban del Puerto fue el centro neurálgico[7] del patrimonio señorial de los Benavides tanto en Andalucía como en todo el Reino de Castilla.
Aquí habitaron y desde este Estado se administro el resto del patrimonio, cual era:
En el Reino de Jaén: la Villa de Espeluy; la parte no realenga de la Villa de Ibros; Jabalquinto; la Torre de Estibiel; La Ventosilla y Fuentetar a las puertas de la Ciudad de Jaén; la Villa y Castillo de Hortalanca, en el actual termino de Vílchez o el Señorío de Solera.
En el Reino de Granada: los lugares de Somontín y Fines.
También otras heredades, propiedades y derechos en Baeza, Linares o Baños de la Encina, así como las rentas que se derivaron del tiempo en la Encomienda de Beas de la Orden de Santiago.
Aparte resta mencionar el patrimonio fuera de Andalucía que siempre quedó en un segundo plano.
Estado es lo que más conocemos de este territorio, es el acontecer más reiterado en la historiografía; lo genérico más sucedido y de más trascendencia.
Estado como propiedad y señorío jurisdiccional pleno sobre el espacio y sus habitantes.
Con singularidad jurídica desde el siglo XIV; autoridad pública sobre sus habitantes; fidelidad en servicios militares; ejercicio propio de la justicia tanto civil como penal (mero y mixto imperio).
Con nombramiento de los cargos de Administración y Justicia- aquí hay que recordar que el Señorío de Santisteban del Puerto participaba en el impuesto por el ejercicio de la Justicia, la Alcabala-; monopolios de comercio e industria; privilegios de caza, pesca, hornos, molinos, mesones, ventas, etc...
Con rentas e ingresos propios, impuestos- señalar el derecho al cobro del Portazgo de todas las mercaderías que atravesaban la jurisdicción, así como el Servicio y Montazgo por el paso de los ganados-, Contadurías y Tesoreros.
Promoción y fomento.
El Estado de Santisteban del Puerto fue un patrimonio vinculado que no podía ser objeto de transacción comercial ni donación, solamente podía ser trasmitido mortis causa en la condiciones impuestas por el fundador del vinculo del Mayorazgo.
Esto sucedió muchos siglos aquí. Concretamente desde ese Privilegio de Toro de 25 de septiembre de 1371 y 26 de julio de 1376 en que se autoriza la formación del Mayorazgo, hasta la abolición de los señoríos previstos en los decretos de las Cortes de Cádiz en 1811, desarrollada plenamente entre los años 1836 y 1843, definitivamente con la nueva Constitución de 1837.
No quiere decir que fuera los mejor: en el tiempo de la conquista hubo disgregación de territorios como la torre y tierras de Olvera donadas por juro de heredad a aquellos sesenta caballeros de Úbeda de 1235[8] u otras a la Orden de Santiago.

También como consecuencia de la conquista de Santisteban del Puerto por el reino castellano hubo una expulsión de los habitantes musulmanes que eran los que sostenían con su experiencia y productividad el territorio.
Otras estructuras políticas o jurídicas medievales habrían deparado riqueza y prosperidad que es de lo que se ha carecido aquí históricamente; hemos heredado un espacio territorial y humano muy particular; de más de mil años de antigüedad, equiparable -salvando las distancias y con todas las precauciones- a otros territorios históricos como puede ser el Señorío de Vizcaya o las Veguerías catalanas herederas de los Condados carolingios de la Marca Hispánica, no en balde a Santisteban del Puerto, Fernando III, inmediatamente después de su capitulación da un ordenamiento jurídico propio: se trata de un fuero municipal o carta puebla derivada del Fuero de Cuenca.
El Fuero de Cuenca constituye en la edad media un cuerpo jurídico fundamental dentro del Derecho castellano

En cualquier caso y culminando: siempre la toma en consideración del Estado de Santisteban del Puerto será un magnífico punto de partida para el progreso a escala de todos sus pueblos y de todos sus habitantes.







[1] Existe la leyenda trasmitida de padres a hijos, desde aquel 1226, de que el ultimo reyezuelo moro suspiro, al perder su San Astabin, diciendo: Castillo Bermejo; te encontré pobre; muy rico te dejo.
[2] Francisco Olivares Barragán. Castillos de EL Condado.
[3] Juan Carlos Castillo Armenteros y Sonia Pérez Alvarado (2007) Las ciudades islámicas de la Cora de Yayyan. Ilustración de la misma autoría.
[4] San Astabin se declara vasallo de Fernando III en 1225 en Capilla (Badajoz).
[5] El Convento de San Francisco de Santisteban del Puerto. IEJ. José Juliá Gómez.
[6] Organización del Reino de Jaén. Pg 36-37- Catastro de Ensenada. AHP Legajo 7911.
[7] “La Casa Señorial de Benavides en Andalucía”. María Concepción Quintanilla Raso.
[8] En 1337 Alfonso XI otorga a Santisteban las tierras de Olvera para la construcción de las murallas de la Villa.