sábado, 11 de agosto de 2018

SOBRE LAS VIRGENES GÓTICAS DE LOS TRES REINOS CRISTIANOS ANDALUCES; LA IMAGEN DE LA VIRGEN DE LA ESTRELLA DE NAVAS DE SAN JUAN


Gabriel CARRASCO HURTADO



La Virgen de la Estrella de Las Navas se enmarca en la esencia de la tradición de las vírgenes góticas del s. XIII: imágenes serenas, dulces, madres…como la Virgen de la Sede de Sevilla que se conserva intacta desde la edad media cuando con su imagen Fernando III de Castilla entró en Sevilla y purificó la Mezquita Aljama.

De ella da testimonio su hijo en esa joya literaria que son las Cantigas de Santa María…

Contemplar la Virgen de la Sede de Sevilla es ponerse en los ojos de nuestros propios antepasados, aquellos ojos que vieran la primitiva imagen medieval de la Virgen de la Estrella en una época coincidente en el tiempo de Fernando III; es la misma sensación que pensar que cuando faltemos, otros ojos, los de nuestros hijos, seguirán sintiendo lo mismo. 
Y será la misma emoción. 


La iconografía clave en la conquista de los tres reinos andaluces -Jaén, Córdoba y Sevilla- en el reinado Fernando III de Castilla son las vírgenes góticas.
A diferencia de las románicas estas tienen un genuino aspecto dulcificado y maternal; y casi siempre van acompañadas del hijo.
Las vírgenes góticas son un recio aspecto de la conquista de los referidos reinos tras la caída del Imperio Almohade, primero, y de las denominadas terceras taifas, después.
Nos movemos en el poco apuntalado, en cuanto a fuentes, reinado de Fernando III, donde siempre han imperado las crónicas de parte (de la parte cristiana) aunque ya hace tiempo que se manejan fuentes andalusíes.
Hay una particularidad que siempre nos interesó: en líneas generales esta iconografía, éstas vírgenes, aparecen en sus contextos casi siempre de la misma forma:
En las distintas campañas militares, entre la realidad y la leyenda, siempre aparece una imagen de la Virgen que facilita los asedios, las batallas y en general las incursiones de entidad, ese es, además, el hilo conductor escoge Miguel Nieto en su Historia General de la Villa de Navas de San Juan.
No cabe duda de que la Virgen de la Estrella se mueve en este contexto.
Un aspecto rómanico sería de difícil encaje histórico en Las Navas: en ese periodo habría una alquería que si sabemos que pertenecía al departamento islámico de Sant Astabin (1)
Santisteban sería un caso distinto porque aunque se mueve en idéntico contexto histórico es evidente la presencia de culto permitido en el periodo islámico. Hay elementos arquitectónicos románicos (que son el antecedente de Santa María la Mayor) y hay una imagen que no es que se pueda precisar que sea sucesora de una rómanica, pero está claro que se trata de un icono de cultos muy anteriores.
El territorio, las Navas, en aquella época estaba ciertamente despoblado y no se tiene prueba de que hubieran núcleos mozárabes que mantuvieran cultos o templos anteriores.
La imagen de la Virgen de la Estrella que se nos ha legado en nuestros días debe de responder en cuanto a apariencia a esa primitiva virgen que se encontró o que se halló en el torreón de los Calares de la Estrella de Las Navas.
Es una tradición que no ha decaído en el tiempo y no existe ninguna razón para que no se hubiese mantenido ese estilo gótico –independientemente de que se acompañara con el hijo o no, dependería de la escuela o el estilo-.
Sabemos que desde antes de el s.XVI ya hay prerrogativas a la Villa de Sabiote para bajar a hacer su fiesta; conocemos el celo que pusieron los hermanos de la Virgen del Collado para reglar su anexión en una misma cofradía, etc…  y una cosa muy importante: los priores de Santa María la Mayor de Santisteban del Puerto, para nosotros enigmáticamente, siempre ejercieron un férreo control sobre la virgen y su ermita desde mucho antes de esos siglos XV o XVI que tan bien conocemos documentalmente – yo diría que lo ejercieron desde tiempo inmemorial y lo mantuvieron pese a que Las Navas ya contaba en esa época con Parroco  propio e incluso existiendo ya el Concejo de Las Navas.
Lo ejercieron hasta el punto de que, tan reciente en el tiempo como fueron los años finales del s XVIII-principios del XIX, se opusieron a la pretendida parroquialidad de La Estrella por parte del Prior de San Juan Bautista y hubo de entablarse el pleito que todos conocemos ante el Consejo de Castilla, resuelto bien entrado el s.XIX.
No hemos conocido nunca la imagen sin vestidos, tampoco leído ninguna información fundamentada sobre la actual imagen; por los datos que ofrece Diego Paredes Patón (2) la actual imagen proviene, entendemos, de la necesidad de reponerla con escasos medios.

Si estamos seguros que el interés histórico (anterior y muy escuetamente mencionado)  por esta tradición siempre devendría en mantener una fisonomía o un estilo en la imagen en todas las épocas, por nuestros antiguos de Las Navas y Santisteban, por nuestros priores; en definitiva por todos nuestros antepasados que, además, los conocemos desde bastantes generaciones. 


______ 
(1) Que replicaría posteriormente el Reino de Castilla al constituir la Comunidad de Villa y Tierra de Santisteban con sus aldeas y que es lo que hemos conocido hasta el privilegio de Villazgo de Las Navas de San Juan de Carlos IV en el s XIX, y que en cierto modo se mantiene con ciertos derechos mancomunados en antiguos cuartos del Estado de Santisteban.
(2) ‘Es una Inmaculada, en su origen no tenía Niño.
El anterior niño tampoco estaba. La talla, en su origen, debió estar adosada a un retablo porque por la parte de atrás está plana y tiene un corte que se le hizo después para colocarle al niño. Es una imagen preciosa, con ademán de ir andando, por eso no tiene el cuello recto.’ (2.018, Paredes Patón, Diego. Facebook.com.)

Imagen de la Virgen de la Estrella de Navas de San Juan: Ana Eva López Parrilla.