viernes, 17 de noviembre de 2017

Francisco de Benavides Dávila y Corella, IX Conde de Santisteban del Puerto, Virrey de Nápoles; hombre de estado: agregó las Navas, el Risco y Concentaina a la Casa de Santisteban del Puerto

Gabriel CARRASCO HURTADO



Don Francisco fue el primer Conde no nacido en Santisteban del Puerto desde generaciones: nació en la Villa y Corte de Madrid y ejerció cargos a lo largo del longevo reinado de Carlos II de España, un monarca tradicionalmente denostado por la historiografía, cuestión de obligada revisión.
Su padre fue el gran Diego de Benavides y de la Cueva, VIII Conde de Santisteban y todopoderoso Virrey del Perú.
Este noveno Conde de Santisteban, en el Reino de Jaén fue Caudillo Mayor del Reino y Obispado; consejero de Estado y de Guerra y sobre todo Virrey de Cerdeña, Sicilia y Nápoles, los grandes estados italianos españoles heredados de la Corona de Aragón. 

Carlos II de España. Por Humer

En su persona se agregan por herencia de su madre, Doña Antonia Davila y Corella, el Marquesado de Las Navas y los Condados del Risco y de Concentaina a la Casa de Santisteban del Puerto.

Reproducimos (arriba) un magnífico retrato realizado en 1692, del que no se conoce el autor y que se conserva en la Biblioteca Nacional de España. 
Se trata de una estampa al aguafuerte y buril seguido de la siguiente inscripción:

D. FRAN.º DE BENAVIDES DAVILA E CORELLA CO. DI SANTO STEFANO Comend.r dell'Ord.e di S. Giacomo, Vícere, Luogoten.te e Cap: Generale nel Regno di Napoli