jueves, 7 de junio de 2018

LA GUERRA EN LA FRONTERA DE AL-ANDALUS; DE CÓMO SANTISTEBAN –Y COMARCA- PASÓ A CASTILLA Y A LA CRISTIANDAD - III

Gabriel CARRASCO HURTADO

‘La conquista de Capilla por Fernando III (año 1226)’
documental dirigido por el Profesor Antonio Rafael Rubio Flores
Guerra medieval, reconstrucción del castillo de Capilla en Badajoz gracias a las viñetas de un iluminador medieval que participó en la batalla contra los moros. Cantiga 256 del Códice de Florencia de las Cantigas de Santa María (Alfonso X, El Sabio).


La decadencia del Califato almohade es de facto el final de Al Andalus.

Precisamente la toma de Capilla, en el flanco norte de Andalucía, facilita mediante el pacto de Fernando III de Castilla con el Emir de Baeza la conquista de Cordoba en 1.236. Le sucederá en un breve espacio de tiempo los restantes reinos que interesaban a Castilla: Jáen, en 1.246 y Sevilla, en 1.248.
No interesa el Emirato que conformaría Muhámmad I al-Ahmar a partir de la Taifa de Arjona en Granada.
Por el Tratado de Jaén de 1.246 el Emir nazarí (con posesiones en Almería, Granada y Malaga) es vasallo y tributario de los Reyes de Castilla.
Nada más en muchos años requirió Castilla de esas tierras.
Retornando a Capilla hemos querido ilustrar esta tercera entrega del tema que nos ocupa con un magnífico documental dirigido por el Profesor Antonio Rafael Rubio Flores en el que a partir de esa joya -que es la Cantiga nº 256- se nos documenta todos los pormenores de la batalla y que es además el paradigma de las campañas de los reyes castellanos en la conquista de Al Andalus.
Es de enorme interés como el documental reconstruye esa magnífica fortificación medieval a partir de las viñetas de la Cantiga.
Ya señalamos la referencia de Alonso Nuñez de Castro en su ‘Vida de San Fernando’ a como se rindieron a Fernando III Santisteban e Iznatoraf, allí en el escenario de la propia batalla. Joaquín Mercado Egea nos señala el hecho en las crónicas coetáneas.
Empezábamos diciendo que por la decadencia almohade Castilla tomó los tres grandes reinos de las Andalucías e imaginamos a los alcaides musulmanes de Santisteban e Iznatoraf, en medio del desmembrado Califato; entre el poder de la Taifa de Murcia y la propia de Baeza, adelantándose a su suerte: rindiéndose vasallos y capitulando sus castillos, torres, medinas y alquerías.
Santisteban con sus términos y aldeas, ‘agora, como a los que sean de aquí adelante para siempre jamás’1 sería Villa Real de los Reinos de Castilla con fuero y privilegios propios otorgados.    
___________